Noticias

UN EXCEPCIONAL ROYAL OAK PERPETUAL CALENDAR EN COLABORACIÓN CON EL COLECCIONISTA DE RELOJES JOHN MAYER

Le Brassus, marzo de 2024 – La Manufactura de Alta Relojería suiza Audemars Piguet y el cantante
estadounidense, guitarrista, coleccionista de relojes y gran amigo de la Maison John Mayer se han unido
para diseñar la última versión del Royal Oak Calendario Perpetuo provista del Calibre 5134 automático de
la Manufactura. Para la ocasión, John Mayer ha aplicado su sensibilidad a la creación de un reloj distintivo,
en edición limitada de 200 piezas, que combina la fuerza estética del Royal Oak con el refinamiento y las
raíces astronómicas del calendario perpetuo. El resultado es un reloj de elegancia atemporal en oro blanco
de 18 quilates, con una esfera azul intenso en la que todos los detalles se conjuran para crear un paisaje
evocador de un cielo cristalino.

 

ARMONÍA ESTÉTICA, ENTRE HISTORIA Y
ETERNIDAD

La colaboración de Audemars Piguet con el artista John Mayer, ganador de siete premios GRAMMY® y
apasionado coleccionista de relojes, da continuidad al rico diálogo promovido por la marca a lo largo de los
años con hombres y mujeres de talento cuya visión creativa ha hecho posible el desarrollo de maravillas
micromecánicas que combinan complejidad técnica y diseños distintivos. Gran amigo de la Maison, John
Mayer ha plasmado su mirada de coleccionista y su predilección por la precisión y la belleza estética en el
Royal Oak Calendario Perpetuo. Con un diseño sumamente contemporáneo, su propuesta evoca a la
perfección la atemporalidad y el refinamiento propios del calendario perpetuo, al tiempo que sitúa en primer
plano los códigos estéticos reconocibles al instante del Royal Oak. Con su aire cósmico, el Royal Oak
Calendario Perpetuo John Mayer Edición Limitada inscribe el Calibre 5134 en los libros de historia, abriendo
nuevos horizontes estéticos para la colección Royal Oak en su conjunto.

John Mayer ha colaborado codo con codo con los equipos de AP para diseñar una esfera «Crystal Sky»
pintoresca cuya textura e inmensidad aportan profundidad a una complicación que ha modelado el universo
de Audemars Piguet desde sus inicios. Todos los detalles se unen armoniosamente para transmitir al reloj
un sentido de infinitud. La platina de la esfera de latón exhibe un nuevo motivo resplandeciente desarrollado
por los artesanos de Audemars Piguet para dar vida a la visión de John Mayer. El motivo grabado está
compuesto por formas irregulares a modo de cristales, cuyos ángulos y facetas contundentes añaden
relieve y brillo a la pieza. Para alcanzar este nivel de detalle y complejidad, el molde de estampado fue
construido átomo por átomo mediante un proceso de deposición de metal conocido como electroformado.

El nuevo motivo de esta edición limitada se ha realizado en un tono azul intenso por medio de la técnica de
PVD (Physical Vapour Deposition) para preservar y resaltar la profundidad del diseño además de intensificar
los juegos de luz. La esfera texturizada se complementa con subesferas en un PVD azul a juego que indican
el día a las 9 horas, el mes y el año bisiesto a las 12 horas, y la fecha a las 3 horas. Para potenciar el
contraste visual, las indicaciones del calendario se han estampado en blanco sobre la zona exterior azul de
la subesferas, mientras que las semanas aparecen en blanco sobre el realce azul. Del mismo modo, los
índices y las agujas de oro blanco de 18 quilates destacan sobre el fondo azul, con un material luminiscente
que mejora su visibilidad en condiciones de luz tenue.

Para mejorar la legibilidad y la armonía estética, John Mayer ha introducido sutiles modificaciones en la
indicación del calendario perpetuo, visibles únicamente a un ojo experto. El número «31» de la subesfera
de la fecha, normalmente en rojo en los modelos Royal Oak Calendario Perpetuo modernos, ahora está
estampado en blanco. Además, su tamaño reducido y su posición ligeramente escalonada permiten
distinguirlo del «1» adyacente. John Mayer también ha elegido un color azul claro para el indicador de la
semana, a fin de que «se integrara en la esfera cuando simplemente se lee la hora, pero pudiera
encontrarse con facilidad al leer la complicación de la semana», como él mismo explica.
El diseño general de la esfera se completa con un indicador de fase lunar microestructurado a láser a las
6 horas, engastado sobre un fondo de aventurina. Por primera vez, la inscripción «Swiss Made» se ha
estampado en blanco en la parte inferior de la subesfera de fases lunares, en lugar de situarse en el borde
exterior de la esfera a las 6 horas, otra sutil diferencia visual que sólo puede percibirse con un examen
minucioso.

La esfera refinada se remata con un marco de oro blanco de 18 quilates, un material precioso muy valorado
por los coleccionistas. La caja y el brazalete se han acabado meticulosamente con la alternancia de
superficies con cepillado satinado y achaflanado pulido característica de la Manufactura. Los cantos pulidos
del bisel y los eslabones del brazalete potencian el juego de luces creado por la arquitectura multifacetada
del Royal Oak. Por último, el marco de oro blanco del fondo de zafiro está grabado con las inscripciones
«Royal Oak Quantieme Perpetuel» y «Limited Edition of 200 Pieces».

REVISA AUDEMARS PIGUET EN CHILE